PROA artesans: marzo 2012

lunes, 19 de marzo de 2012

MARIJE BIDEZABAL, ARTESANA ACCIDENTAL




Empiezo a hablar con Marije y me descoloca  la franqueza con la que me habla de como llegó a la artesanía; y no debería sorprenderme ,  porque Marije es Vasca, de Zarauz... Por necesidad me espeta, yo llegué a la artesanía porque tenía que buscarme la vida, era un medio de autogestionarme un trabajo. Insisto, porque los periodistas somos muy tercos y no podemos permitir que la verdad, que  la realidad nos fastidie una vocación  temprana, un ambiente familiar creativo o una concienzuda formación con la que justificar la calidad artística de nuestro entrevistado. Llego a mis manos una caja de piedras de carburo de Silicio, me la vendió un tipo para sacarse un dinero y  yo por ayudar se la compré y durante un tiempo la tuve guardada. Un día me puse a pensar como podía sacarle partido, que podía hacer con eso y me puse a trabajar la piedra, que por cierto es un material muy complicado  y empecé a hacer bisutería y estuve mucho tiempo haciéndola . 

Acepto ampliar miras y añadir la casualidad como otra manera de llegar al arte y sigo mi conversación con Marije Más tarde  experimente con la cerámica hice lámparas, azulejos, socarrats, hasta que conocí a una mujer que trabajaba la técnica de esmalte al fuego y estudie con ella, la experiencia y bastantes monográficos realizados en la Escuela de Diseño de Valencia me ha llevado a adquirir un estilo muy personal, una forma de expresión propia.

Sílice, sosa o potasio y plomo. Químicamente idéntico al vidrio. El esmalte a fuego es una técnica milenaria que consiste en calentar una chapa, en este caso de cobre,  cubierta con  este vidrio líquido  a temperaturas superiores a los 800, 900 grados. Las piezas más antiguas pertenecen a la cultura Fenicia y Egipcia, pero es con  la orfebrería religiosa del medievo, en concreto los esmaltes producidos en Limoges y en Santo domingo de Silos con la técnica del Champlevé cuando adquieren gran importancia. En el siglo XIX se llega a la sofisticación  en Europa con obras tan exquisitas como la colección de huevos de Pascua que el artista  Fabergé  realizo para la familia Romanov. Piezas realizadas en oro, plata o platino con incrustaciones de  piedras  preciosas y pintadas con  delicados esmaltes.
Yo trabajo con el esmalte líquido que es un poco más complicado que en polvo, mis piezas están pintadas con pincel y se requiere mucha destreza y precisión con la temperatura del cristal. A mi me inspiran las cosas que veo, me dan ideas para desarrollar otras cosas. Primero trabajo la idea en dibujo, luego preparo la plancha, corto,  martilleo, le doy volumen y después el esmalte.

No he dicho que Marije hace piezas de bisutería esmaltadas: pendientes, broches, colgantes, anillos combinados con cuero o plata .Complementos  de vivos colores a veces muy geométricos,  abstractos y otras veces más figurativos.
Marije trabaja el esmalte desde hace ya 15 años y  ahora investiga para trabajar con otras técnicas.
Siempre estoy dispuesta a cambiar de material si veo algo interesante. De hecho estoy pensando en cambiar, porque estos materiales son muy caros tanto los metales como el cobre o la plata que han subido muchísimo como los esmaltes. Ahora llevo un tiempo investigando para cambiar la técnica tanto por economía como por experimentar.
Vuelvo a las andadas y le  insisto ¿por qué ir de ferias, no estarías mejor en una tienda?
Acostumbrada a ir a por el dinero, a buscarlo,  una se aburre de esperarlo en una tienda: lo mejor de las feria;  los viajes, llegar a una ciudad y recorrerla. Es duro porque estas sola,  pero yo siempre he sido una persona solitaria y eso no me ha importado. Es verdad que con la edad ya se hace más pesado, pero para mi la artesanía es un estilo de vida una forma de romper con lo establecido,  siempre me ha gustado romper esquemas. Lo mejor de ser  Artesana  es poder  ser dueña de mi tiempo.



viernes, 9 de marzo de 2012

AIGUAMANIL ART, UN TANDEM PERFECTO

    Lo primero que llama la atención cuando visitas por primera vez Aiguamanil Art es el respeto  que José y Mila muestran hacía su propio trabajo y en general hacia la artesanía. Respeto que se evidencia en los más de 30 años que lleva abierto este pequeño taller de cerámica artística de la calle José Benlliure, en el corazón del marítimo Cabañal  y en la dignidad con la que durante todos estos años  han desempeñado el oficio .Y no es fácil vivir de la artesanía y mucho  menos sacando pecho y negándose a ser utilizados como objetos de exhibición  en  Ferias Medievales y demás tinglados festivo-folclóricos; para conseguirlo hay que saber reinventarse, adaptarse y de eso, Mila  y José, saben un trecho.

    M: Abrimos en mayo del 79 y empezamos comprando artesanía popular en los pueblos y vendiéndola aquí, luego montamos un pequeño taller aquí mismo  y empezamos a fabricar nuestras propias piezas. En este tiempo hemos hecho de todo desde originales para fábricas, como una vez que nos pidieron  para la Disney figuras de Mike, y Donald y demás personajes, restauraciones de cerámica antigua o encargos de lo más variopinto. Un día vino  la directora de una empresa de maquinas tragaperras  y nos pidió que le hiciéramos una reproducción de un bingo en miniatura y lo hicimos. Algunas  temporadas han sido duras y hemos tenido que adaptarnos, en eso mi i formación en Bellas Artes ha sido muy importante porque nos ha permitido innovar y atrevernos con muchas cosas.

    Mila se licenció en Bellas Artes en Buenos Aires, Argentina, donde nació en el seno de una familia de emigrantes  valencianos que habían llegado a este país en los años 40 huyendo de la precariedad económica y cultural de la dictadura.  Su abuelo Manuel Montoro  fue un pintor muy reconocido en Manises dónde trabajó haciendo pintura cerámica decorativa para importantes empresas de la época y después el  padre de Mila fue también pintor y ceramista.  
     
     En el l 77 vuelvo  a Valencia y estudio Maestra de Taller cerámico en la Escuela de artes y oficios, quería estudiar con Enrique Mestre  que tenía muchísimo prestigio  pero no pudo ser. Conozco a José que no tenía nada que ver con la profesión, era Ingeniero Técnico de electricidad e  iniciamos juntos nuestra aventura vital y profesional.

    Tan distintos  y tan complementarios en tantos aspectos ,   cuando los conoces no tardas en darte cuenta de que justamente es  ahí  donde radica el éxito de estos 30 años : Mila discreta , tranquila y  sosegada
    ,aparentemente frágil , aunque solo aparentemente ,   es la parte creativa y conceptual  de esta empresa ;  José, curioso, emprendedor  y temperamental  lleva el peso de la administración, la comercialización  y algunas fases de la producción.
    J: La cerámica tiene dos partes;  una digamos más tecnológica, dónde tienes que conocer y dominar  unos materiales, la fragilidad o dureza del barro y  unas técnicas de trabajo: bizcochado engobe,  esmalte, bajo esmalte, etc. Para innovar y ofrecer cosas nuevas tienes que conocer muy bien el oficio, porque los materiales imponen unas limitaciones y tienes que conocer aquel que te ofrece nuevas posibilidades. Luego esta la parte creativa y en eso la formación de MIla, el dominio del dibujo, de las proporciones,  nos ha abierto muchas posibilidades. Hemos experimentado mucho y no siempre ha salido bien.
    La vinculación entre arte y religión ha sido constante a lo largo de la historia y es quizás en la cerámica donde todavía persiste con fuerza esta unión. En la producción de este taller la elaboración de objetos de carácter religioso ha tenido y sigue teniendo  un peso muy importante.
    J: La cerámica tradicional :azulejos esmaltados, bizcochados, etc.,  está más orientada a  la producción de piezas con motivos  religiosos aunque no exclusivamente porque también hacemos objetos con motivos paisajísticos o costumbristas,, pero si hemos realizado y realizamos muchísimos trabajos por encargo para cofradías ,murales para  ermitas u objetos más seriados como “beniteras” o pequeñas esculturas de los personajes de Semana Santa …Después esta la cerámica más contemporánea más figurativa con motivos marinos o abstracta  muy  geométrica. El engobe y las texturas: táctiles y visuales en gres es lo que más  nos caracteriza
    M: También hacemos restauración de piezas de cerámica antigua. Un día nos trajeron una figura de Peiro, era una grupa y a ella le faltaba la cabeza. Fue un trabajo interesante y difícil, porque tuvimos que investigar mucho, estudiar muchas de sus figuras para realizar esa cabeza y que encajara en el conjunto. También de Lladró hemos restaurado algunas cosas.
    J: Tenemos clientes muy diferentes está el  cliente que busca algo más exclusivo, tiene una idea y quiere que la trabajemos juntos. Es un trabajo largo y costoso: bocetos, reuniones conjuntas y finalmente la  producción. Después alguien que quiere una reproducción de  algo más clásico normalmente  Cerámica tradicional del siglo XVIII. Y luego está el cliente más ocasional que busca un regalo diferente y viene a la tienda y elige entre lo que hay ya hecho


     Es verdad que el consumidor actual valora cada día más los productos que transmitan valores relacionados con lo natural, la originalidad, la personalización, el mantenimiento de las “raíces”, y en eso la artesanía podría encontrar su sitio…
     Sí lo comercial no esta reñido con algo creativo y bien hecho, pero necesitamos otro trato de la Administración. Nosotros recibimos el mismo trato que cualquier otro autónomo; sin tener en cuenta el trabajo de recuperación y conservación del patrimonio cultural que  en parte hacemos. Las artesanías no pueden tratarse como si fuesen productos industriales de consumo.

    Qué es Aiguamanil Art: Taller de cerámica Artística con más de 30 años de Experiencia
    Quienes son: MIla Montoro Peiró y José Antonio Porras
    Dónde está: C/ José Benlliure 61, 46011 Valencia
    Para saber más: